Música con pies ni cabeza

Obra para flauta de pico.

La obra, dedicada a Joan Izquierdo y compuesta para la flauta cuadrada diseñada por Herbet Paetzold, se interpreta con los pies. La sección cuadrada de la flauta, así como la disposición de sus llaves, permiten que, boca abajo y con diferentes movimientos de éstos, se puedan abrir y cerrar en distintas combinaciones los agujeros del tubo.

La música se sitúa en el plano de la actividad física: la partitura es una descripción de acciones, no de imágenes o deseos sonoros. El acto primordial de la respiración, la presión e intensidad del soplo determinan la duración de los sonidos en relación directamente proporcional: las notas en ff serán necesariamente breves y las pp, al contrario, se extenderán hasta su máximo posible. Tampoco hay un control exhaustivo sobre las alturas, que vendrán determinadas por la cantidad de aire y también por el movimiento de los pies. Un paseo sobre el instrumento donde el intérprete es despojado de su dominio técnico, de su formación, y por lo tanto también de su identidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *